Nuestros frigoríficos están equipados con tecnología de punta para controlar la temperatura, la humedad, la limpieza, la velocidad y el recambio del aire dentro del almacén refrigerado, para reducir al mínimo la actividad enzimática o microbiológica en los alimentos y productos preservados en las instalaciones de Frigoríficos Santander. La mercancía es dispuesta de tal forma que conserve sus propiedades originales y se prolongue su vida útil (periodo de distribución y consumo).